sábado, marzo 29, 2008

#188. Nada soy sin Ti.

Aquí estoy sentada a la orilla del camino
Con un sin fin de promesas olvidadas
Con ésta maleta de versos hecha cruz que pesa tanto
Pidiéndole (de nuevo) a El que me libere de esta carga.

Que me haga aceptar Su Voluntad, que es mi esencia,
Le Sigo Pidiendo al elevar al cielo la mirada,
Que sigo confiando en El, que no me olvide,
y lo sé, porque en Sus Brazos El me lleva cargada.

Eres Tu a quien le he dejado todos mis problemas,
porque sé me cuidas, y también sé que me Amas,
por momentos olvido Que Tu Amor alcanza para todo,
y al recordarlo Siento mi espíritu libre y mi alma reconfortada.


Contigo no le temo a la soledad, si ella a Ti me entrelaza,
a lo que realmente temo es a la impredecible oscurana
es cuando sigo queriendo Verte y reconocer que Tu Luz
Es una Eterna, Inextinguible e Inmensa Fogata.

Tu que me ves, porque sabes cuánto me haces falta,
Qué puedo hacer yo, si lo incontrolable de mis manos se escapa,
Y es cuándo mis días transcurren entre tantos silencios
Me siento abrumada, tan sola y sin poder hacer nada.

Y llega la noche a recordarme,
Que aunque crea que no son suficientes mis plegarias,
siempre serán muchas más las mañanas
Donde puedo Encontrarte en mi Fe hacia Ti,
en Tu Gran Amor y Tu Anhelada Esperanza.

Ésta es mi lucha, mi pensamiento y mi voz la que a Ti clama
Por favor Ayúdame, muéstrame que en Tu Bondad y Tu Palabra
No estoy tan perdida, ni me sentiré por nadie abandonada,
Porque Tu Estas conmigo, Tu Siempre Me Acompañas.

chl.

********

Si tienes que creer en algo, cree en tí con todas tus fuerzas y estarás creyendo en Dios.
anónimo.

1 comentario:

Arcanus dijo...

Precioso poema, reconforta leer palabras tan inspiradas en el mas sublime amor.

Siempre he pensado que Dios reside en nosotros, en nuestras fuerza, nuestra curiosidad y voluntad. Sin embargo siempre buscamos milagros y apariciones asombrosas, poderes infinitos. Pero, lo que no nos damos cuenta es que ese potencia de crear, ese inmenso poder de hacer lo imposible posible, esta dentro de nosotros: la humanidad.

Saludos. Espero leerte de nuevo.

Hasta pronto.