lunes, agosto 17, 2009

Terapia.


Uno pensaría que por el nombre del libro se alude directamente a ayuda sicológica o algo por el estilo, pero no es ni lo más cercano que me haya podido imaginar. En realidad la imaginación y la curiosidad presente en el primer libro de este joven abogado aleman Sebastian Fitzek es lo que lo ha catapultado a niveles donde el propio Stephen King y John Grisham han consiguido sólo con los años. Su narrativa tan atrayente es lo que más llama la atención enganchando desde la primera página con tanto suspenso y algo es seguro, no se puede dejar de leerlo. A grandes rasgos puedo resumir que encontré dos historias dentro de una:

"Ni testigos ni pistas ni cadáver. Josy, la hija de doce años del conocido psiquiatra Viktor Larenz, desaparece en misteriosas circunstancias de la consulta del médico que la trata de una extraña enfermedad. Cuatro años después, Viktor, sumido en una profunda tristeza, se ha retirado a una remota casa en una isla del Mar del Norte. Allí lo localiza una hermosa desconocida que padece alucinaciones: ve constantemente a una niña pequeña, una niña que padece una extraña enfermedad y que desaparece de la consulta del médico sin dejar rastro. Viktor inicia entonces un tratamiento con la desconocida, pero la terapia se convierte paulatinamente en un dramático interrogatorio… ¿Es posible lo inconcebible?

*****

"La lectura es como vivir una eternidad, mientras más lees, más tiempo vives".
Anónimo.

1 comentario:

Laura dijo...

A ver si lo puedo conseguir en este nuestro país, que hay muchos libros que escasean, pero es posible que llegue. Suena interesante lo que escribes de él aquí.

Un abrazo