martes, noviembre 03, 2009

El Tule.

(clip para ampliar imagen)

Verlo es un espectáculo, entre los presentes había una especie de respeto y reverencia, era como si Dios saliera de la iglesia que estaba a un lado para saludar a los que se acercan a contemplarlo, hasta disculpas le pedí por que mis cabellos se quedaron enredados en sus ramas. Es sobrecogedora la sensación de estar bajo su sombra y quedarse el tiempo suficiente como para descubrir todas las formas que hay en su tronco de 14 metros de diámetro. No hubo brisa o algún sonido a su alrededor, solo su imponencia, su inmensidad y su historia enmarcada en más de 2000 años porque a pesar de su edad el Tule continua creciendo.
Quería pero no pude acercarme a tocarlo o abrazarlo. Obvio que los arboles no hablan pero es que provocaba quedarse ahí con el y preguntarle tantas cosas.
Realmente el Tule es una obra inspiradora.


*****

"Te dicen que un árbol es sólo una combinación de elementos químicos. Prefiero creer que Dios lo creó, y que es habitado por una ninfa".

Auguste Renoir

No hay comentarios.: