domingo, julio 04, 2010

Algo cambio...

He notado que desde estos últimos 6 meses algo ha cambiado en mi, para bien y me atrevo a afirmar que se debe al nivel de responsabilidad y madurez que requiere criar una hija que tiene el mismo número de meses conmigo. Antes iba al cine, a restaurants, salía como si nada más importase, armaba un viaje, me iba sin que nada me detuviera, entraba y salía y ya. Ahora tengo un promedio calculado de salidas semanales, de entradas, de idas y venidas, de muchas cosas que hacer durante el día a día que incluyen y comienzan con un solo pesamiento: Avril Sofía. Lo único que importa es ella, hasta le llevo un diario, no de su evolución sino de todo lo que hace y me parece increible la cantidad de detalles que, como persona me perdí de mi misma al nacer, me refiero a lo que fui para mis padres cuando yo era apenas una bebe. Es una etapa que no creo alguien pueda recordar.

Dicen que la llegada de un hijo a un matrimonio hace aflorar lo bueno y lo malo que tiene la pareja y en mi caso solo puedo decir que el Amor que creía conocer y dar hacia mi esposo es nada en comparación con este Amor que representa tener un hijo, de hecho no tiene punto de comparación porque simplemente es diferente. No tenía idea ni sabía que se pudiera Amar tanto y tanto a una persona que recien está conmigo. No supe cuando ese Amor me atrapo, seguramente lo tenía escondido, como reservado o dormido y sin saber cómo simplemente desperto y crece por segundos pero no llega a explotar porque precisamente parece inagotable. Ella no hace nada, solo estar presente en mis días y con eso basta para que un día de lluvia, gris, sin sol como el de hoy se convierta en un día perfecto solo y porque si. Creo que ese cambio es el único al que no me resisto ni le temo ni le coloco toneladas de increibles pensamientos insignificantes.


Si tengo que describir en una sola palabra cómo me siento y cómo estoy creo que sería "Feliz" pero honestamente la palabra se queda corta y no me hace justicia. Siempre he creído que el estado ideal de las personas es estar "Enamoradas", ahora sé que estoy en mi elemento, alineada y en perfecta armonía.

******

No estaba perdida pero finalmente me reencontre con esa niña feliz y alegre que fui. Un circulo se ha cerrado.

1 comentario:

Laura dijo...

Muy bonito como lo cuentas, debe ser increíble como experiencia de vida.

Un abrazo