martes, enero 11, 2011

Que pasó?

En realidad no sé que pasó, al cuarto día de estar en Venezuela quise cambiar la fecha de regreso a México. El país no es ni será remotamente como lo conocí, es más, solo hay algo que me confunde y deja en mi sensaciones que van desde ganas de llorar con rabia, pena y mucha pero mucha tristeza: este diciembre me toco darme cuenta de la peor forma que ya no podremos regresar a Venezuela, ese país no es nuestro. Nos lo quitaron, está embargado, está agonizando, se muere, tiene los días contado y para colmo es como si la destrucción es el camino que han adornado sus gobernantes para disfrazar lo mal de una gestión que contando con tanto tiempo de sobra para hacerlo mejor (o al menos en lo que tanto le critico a gobiernos anteriores), como gestión de 12 años simplemente no sirvió. No necesito ir a la China para saber que el comunismo no sirve, también entiendo que nacimos en Democracia que significa Libertad de escoger cómo vivir pero que progresivamente un gobierno le diga a sus ciudadanos incluso lo que tienen que pensar pues eso es RETROCESO duelale a quien le quiera doler.
No tuve ganas ni de salir solo de ver como está la inseguridad de arrolladora, al igual que el costo de los alimentos, de los servicios, de TODO y lo único que escuchaba con tono de rotunda aceptación era "es así, es así y es así".
Mientras trato de buscar algo que me ayude a entender que pasó con el país caigo en el mismo pensamiento: Carlos Andrés Pérez (qepd) quedó como un verdadero bebe en pañales y pienso en el por qué de esa frase que escribió Laureano Márquez es su twitter "perdoneme sr ex presidente por todo lo que le critique".
Venezuela está en las peores manos que me pude haber imaginado y lamentablemente hoy mas que nunca creo en lo que dijo en un famoso discurso el religioso estadounidense Martin Luther King:

"No me preocupa tanto las acciones de la gente mala sino el espantoso silencio de la gente buena".

Y como no todo es triste en esta vida dejo una frase que me causo mucha risa, se la tomé a un amigo en feisbuc:

Queridos amigos, vivan este año como si fuera el último.
Atte.
Los mayas.

1 comentario:

Arturo Cendales dijo...

Caro, no sabía que habías vuelto a casa. Que triste relato el que nos das. Pero estoy seguro que las cosas mejorarán, solo que hay que tener más paciencia de la que creímos que necesitariamos -colombianos también-.

Un abrazo.