miércoles, octubre 31, 2012

Enferma.

Soy de las que piensa que no importa de la forma en que soy llamada...

Si me quitan la salud, me arrebatan lo único que tengo. Me despojan de mi tranquilidad que es mi felicidad y mi paz, de lo que me hace ser quien soy y de las muchas formas que me llaman se reducen a una sola cosa que no me gusta pero nada: "paciente" con un número de expediente a los que se le van agregando términos clínicos que al menos me sacan de la incertidumbre, cosa que agradezco en parte pero que horrible me siento, creo que horrible es un piropo.

Un cuadro que guinda en la pared del consultorio donde estoy.

No hay comentarios.: