lunes, noviembre 12, 2012

Culto al Respeto y La Aceptación.

La llegada de un hijo supone, para mi, una constante evaluación y observación de mis propios valores, sobretodo por darle una crianza responsable que implique siempre respetó y aceptación con lo que ha nacido.

Ahora que soy mamá me doy cuenta de tantos aspectos que como hija no tome en cuenta, por ejemplo, tuve muchos juguetes heredados de mis herman@s mayores, jugué mucho en la calle, con bicicleta, patines, patinetas, papagallos, también tuve muchas barbies y no recuerdo haber querido tener ese cuerpo, un cabello rubio, un ken de novio, un carro o incluso no me importo que las barbies que tuve fueran blancas o morenas. Ahora que crecí y deje atrás esa inocencia regresan a mi innumerables pensamientos sobre la influencia temprana que reciben las niñas de estos tiempos sobre la imagen corporal y esa amplia proliferación de barbies humanas.

Se que desde siempre y más ahora el culto a la imagen y la belleza han existido pero han sobrepasado los límites de lo que es responsable, muchas niñas, adolescentes y mujeres llevan dentro de sus cuerpos perfectas bombas de tiempo inyectando en sus caras y cuerpos un sin fin de sustancias "no aptas" para tales fines todo con tal de lucir bellas y atractivas como sí las señales del paso del tiempo se pudieran evitar o detener.

Me pregunto en ocasiones si el poder de la imagen corporal va más allá de la aceptación propia, a tal punto de atentar contra la salud.

Donde se pierde ese delgado hilo que une la tolerancia y respeto hacia sí mismo y se llega a abusar de por ejemplo, sustancias ilegales, tal cual usa un enfermo las drogas o es lo mismo?

Creo que una buena dosis de respeto y aceptación temprana sería el mejor inicio para que una persona se valore a sí misma, a su salud, a su cuerpo, que aprenda a ponerse por encima de todo antes que una imagen irreal y plástica cargada de Photoshop lo haga.



No hay comentarios.: