sábado, enero 05, 2013

Con razón

Leyendo el articulo de abajo ahora entiendo mi "malestar interior".

Por años he sido reacia a "celebrar" las Navidades donde la mayor importancia recae en los regalos materiales, soy más de la idea de agradecer los regalos intangibles que por muy invisibles que sean también cuentan, y de todos la Salud está de primera, también cuentan los abrazos, el amor, el trabajo, los hijos, etc. Eso es a lo que en lo personal le doy más importancia, lo que en definitiva quiero darle como ejemplo a mi hija.

Feliz año 2013!!!!

Tomado de

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20130104/abci-demasiados-regalos-ninos-201301041049.html

Demasiado regalos anestesia a los niños.

Regalar demasiado «va en contra» del desarrollo emocional del niño y produce un «efecto anestesiante» que «insensibiliza» al niño y hace que se le «reste valor al esfuerzo, a la generosidad y a la austeridad», ya que comprar muchos regalos a los pequeños puede hacer perder la perspectiva de estos valores, según la psicóloga clínica y educativa Elena Borges.

Borges ha asegurado que existe una cultura del niño «hiperregalado» que puede «pasar factura» en un futuro a los pequeños. «Es muy necesario poner límites y establecer lo coherente, lo necesario y lo prioritario», ha defendido. Asimismo, ha afirmado que la sociedad es muy «abotargadora» con los regalos y por ello los padres han de «ser fuertes» y «saber qué necesitan los niños». «Hay que dotar a los niños de juegos funcionales, creativos, socializadores, que establecen verdaderos lazos afectivos y producen salud mental en el niño», ha matizado.

Los padres deben hacerse preguntas

Borges ha defendido que los padres «tendrían que preguntarse» qué vacíos «están supliendo» dando «demasiados» regalos a los niños. A su juicio, esto puede ser consecuencia de «todo aquello con lo que no han sido gratificados en su época», aquello que «tiene el vecino y ellos quieren tener también», o querer comprar «muchos regalos» para «suplir el tiempo que no se dedica» a los niños. Los padres «han de plantearse que al niño se le estima más por la calidad de tiempo que estés con él, por el cariño y la comprensión, que por el exceso de regalos».

Por último, Borges ha sostenido que en la buena práctica hay que «ser austero y establecer prioridades». Comprar regalos que se les vaya a «dar uso», que sean «necesarios» y utilizar «juegos socializadores».


No hay comentarios.: