domingo, junio 30, 2013

Bucket List.

Recuerdo haber entrado a la sala de cine donde pasaban esta película hace unos años y me sorprendió ver aquella cantidad de gente, full, lleno total, recuerdo haber escrito que aquella hazaña solo podían hacerla dos actores de la talla de Jack Nicholson y Morgan Freeman. Lo cierto es que siendo ambos enfermos de cáncer deciden hacer una lista de lugares que les hubiera gustado conocer, algunos pendientes y lo mejor es que la llevan a cabo. 

Hay un hombre en Australia que desde el 2009 cada día que ha vivido ha sido de milagro, todos los médicos al leer su expediente se preguntan: vive aún? Tiene un extraño tipo de cáncer cerebral que a pesar de los tratamientos y operaciones sigue vivo y lúcido.

Este hombre escribe en su blog "Mi huésped no invitado" lo que yo considero su Bucket List. No es sobre lugares o cosas que le hubiera gustado conocer, es en su experiencia lo que todo ser humano podría considerar hacer para no irse de este plano sin la sensación de no haber hecho lo que MÁS nos gustaría hacer:

VIVIR. 

1. No pierda su vida en un trabajo que odia. La vida es demasiado corta como para vivir sólo por la noche y los fines de semana.

2. Si en su vida pasa algo malo, que usted no puede evitar, trate de adaptarse. Darse cabezazos contra la pared es inútil.

3. Si usted piensa que puede cambiar algo, trate de hacerlo, haga todo lo posible para lograrlo. Trate de entender la esencia del problema y entonces se dará cuenta de que se puede resolver.

4. No existen "buenas" y "malas" decisiones. Si ha hecho algo que cree que está mal, aprenda una lección de esto, la próxima vez lo corregirá. Usted no puede saber las vueltas que finalmente van a dar las cosas, por lo que sentarse a llorar es una pérdida del tiempo.

5. No se arrepientan del pasado, ya no podrá cambiarlo. Viva del presente. Pero no el de un solo momento, es demasiado corto. "Ahora" es un corto plazo de tiempo que incluye un poco del pasado, un poco del futuro y el presente mismo.

6. Pida perdón a las personas a quien usted siente que podría haber hecho daño. Usted no es perfecto, ni siquiera intente aparentarlo, sólo admita la responsabilidad del sufrimiento que ha causado a otra persona.

7. Esté abierto a diferentes ideas. No descarte otras posibilidades.

8. Trate de no perder nunca el sentido del humor, aunque no siempre sea posible.

9. Carpe Diem. En otras palabras, ¡aproveche el momento!

10. No tenga miedo a la muerte. Si usted no tiene miedo a la muerte, no tendrá miedo a nada que le depare la vida

Considero que ante las circunstancias que rodean la existencia, lo complejo, hermosos, impredecibles y frágiles que somos, a cada ser humanó nos llegara la muerte en su momento, violenta, natural o accidentalmente, entiendo que lo único que hace falta para enfermarse es estar sanos y lo único que hace falta para morir es estar vivos, solo observo de todo lo que hay que despojarse para valorar la sinceridad, simplicidad y naturalidad con los que los enfermos terminales se expresan, no de la muerte, de la vida misma, pero por qué esperar estar convalecientes o con una enfermedad terminal para poner una lista en práctica?

Por qué esperar que con la cercanía de ese huésped no invitado empecemos a VIVIR?

No hay comentarios.: