sábado, octubre 11, 2014

Obesidad y Presión Social.

El Poder del Ejemplo.


En Instagram encontré esta imagen muy descriptiva sobre lo deteriorada que está la salud infantil. Mientras escribía el comentario me di cuenta de la responsabilidad que no asumen los padres al no inculcar desde temprano buenos hábitos de alimentación en los hijos, nada mejor que el ejemplo que se recibe en el hogar pero también la firmeza para mantener esos mismos hábitos en los hijos aunque los padres no estén presente. Entiendo que hayan fiestas y celebraciones que impliquen comidas abundantes en azúcar pero no es lógico volver esos momentos como hábitos. Además siempre existirá la presión social, esa que no siempre acepta el Mi HIJA NO TOMA REFRESCOS entonces respuestas como "un poquito no le hace daño" ó "déjala que disfrute" son las más escuchadas. 

No hay respeto cuando la firmeza que un padre o madre muestra a la hora de mantener un buen hábito en sus hijos pero existen los que quieren ignorarlos. 

Un hijo que aprende a decir "No Gracias, prefiero agua, no gracias prefiero una fruta" para rechazar un refresco está mostrando firmeza e integridad en sus valores pero también recibirá la burla de niños que no se les ha enseñado el respeto hacia su cuerpo, su salud y lo que les hace daño, fast food, fritangas, refrescos, etc. 
Si ejemplos como estos no están presente en la vida de un niño, muy fácilmente habrán más niños enfermos de obesidad y me atrevo a decir que no habrá que esperar la etapa de adulto para desarrollar trastornos o enfermedades crónicas. 

No hay comentarios.: