sábado, agosto 22, 2015

Donde no puedas amar no te demores (II)

Sea el amor que sea, empezando por el amor propio, de pareja, de amigos, hacia los hijos o los padres, sobretodo hacia la familia, el amor a la patria, de los gobernantes...

Lo opuesto de amor no es odio, es la indiferencia. 

Los modos de amar a otros no pueden imponerse, ese amor existe para construir, no para destruir, el amor puede fluir ó simplemente huir, desaparecer.

Una de las formas en que el
Amor se manifiesta es a travez del respeto y aceptación de pensamientos e ideas ajenas, no cuando nos temen incluso cuando alguien mas nos da su opinión y no mostramos respeto ni aceptación, cuando arbitrariamente no los tomamos en cuenta y en consecuencia suprimimos.

 Ese modo de relacionarse es denigrante e indignante. 

No es el amor lo que hace propicia su permanencia, es la forma en que lo manifestamos hacia los demás, el amor por si solo no nos hará chocar, pelear o tener conflictos hacia los demás, es el modo correcto o incorrecto en que lo manifestemos hacia nosotros mismos y los demás. 

Hasta que no lo entendamos en lugar de amar seguiremos chocando y teniendo conflictos, con nosotros mismos, con la pareja, con los hijos, con la familia, con los vecinos, etc.

A quien le impongamos nuestros modos no podremos amar, no nos sabremos relacionar y si no nos relacionamos seguiremos poniendo etiquetas a todas las personas que nos rodean; los seguiremos llamando conflictivos, radicales, etc.

Si llevamos como bandera ese tipo de amor, el de imponer y suprimir a los demás, habrá que entender a la fuerza que eso es lo mas cercano a la tiranía, porque ese modo de relacionarse termina por apartar y separar, incluso a familias y países enteros. 

Entendamos entonces a quien amamos y con quien chocamos, si con la pareja, un hijo, la familia, el vecino, la comunidad, contra una ideología.

CHL México agosto-2015

No hay comentarios.: