lunes, septiembre 04, 2017

Cómo despedirse de un lugar así?

Hace unos días estuve en Venezuela, por horas solamente, fue un viaje relámpago a los innumerables recuerdos "que atesoro secretamente debajo de la almohada de mi niñez".
Hubiera querido permanecer por tiempo indefinido pero el lugar donde estuve cierra a las 11pm. Por increíble que parezca la Venezuela donde estuve la encontré repleta de abundancia, sobretodo de alegrías y gente buena, porque así es como somos los venezolanos, había música en vivo, las canciones y las voces sobraron, entre gaitas, nuestra música llanera, serenata guayanesa, celebramos y cantamos el cumpleaños feliz y también había kareoke. 

Obvio que al llegar se rompe la dieta entre las arepas, empanadas, sopas y sancochos, patacones, cachapas, catalinas, quesillo, malta, frescolita, tortas pero los teqüeños van acompañados de una mermelada de chipotle que me comería sola, había de todo en mi país que visite por horas pero nunca será de vacaciones, lo cierto es que mientras comenzaron a irse los demás venezolanos, empecé a imaginarme el emblemático piso del aeropuerto de Maiquetía del reconocido Carlos Cruz Diez, ese recorrido por el que muchos hemos tenidos que pasar y que anuncia la salida de tantos venezolanos al exilio, yo me resistí a dejar aquel lugar, supe que tenía un conflicto por resolver, una historia inconclusa, sabía que irme de ahí sería como irme y abandonar a Venezuela otra vez, con todo lo que eso implica, supe que los abrazos de despedida se me harían interminables. 

Cómo despedirse de un lugar así?
Cuesta mucho despedirse de Venezuela, cuesta irse de Stop Antojeria Venezolana.

Mi niña quién me acompañó hasta el final me dijo muy contenta que hizo un nuevo amigo venezolano y me pregunto: mama vamos a regresar, ¿verdad?

Siempre 💛💙💔


No hay comentarios.: