viernes, enero 26, 2018

La Forma del Agua

“Huevo”
lenguaje de señas.


“Una mujer que no puede hablar se enamora de una extraña criatura que llega al lugar donde ella graba limpiando. Su rutina del día a día va cambiando y con ayuda de una amiga muy singular puede ver a su enamorado con más frecuencia, ella se da cuenta que tienen muchas cosas en común, ambos no pueden hablar y son tratados como fenómenos, hasta ahí vamos bien pero el jefe la ve como sospechosa luego que la criatura marina desaparece en las narices de todos”. Así me la contaron. 
Todo muy parco y sin el mas mínimo interés de asomar un “anda a verla”
Voy a verla.
Voy a verla
Voy a verla...
Escribo “voy a verla” por tercera vez pensando en ir a verla una 4ta vez.

Quiero resaltar que me gusta el cine, si por mi fuera estuviera haciendo cine, documentales, cortos, largos, en lugar de eso y porque sé qué hacer cine es caro, yo escribo, escribo historias cortas, cuentos, si estoy viendo o escuchando lo que sea y estoy escribiendo una historia, en mi cabeza o en mi iPad. Aparte de eso soy diseñadora de modas, estudie 4 semestres de fotografía, he hecho diplomados de escritor y guionista, y cuando no escribo, escucho música de cine, compro música pero la que más compro es la música de cine, soundtrack de John Williams para arriba (John Barry) y para abajo. Por eso, hago reseñas de las películas (nunca críticas) que veo y hasta entrego un premio, aunque no he pedido permiso a George Lucas o a Disney, se llama “Sables de luz”, para que la fuerza acompañe a todos lo que hacen cine y también a los que como yo queremos hacer cine de calidad, contar buenas historias sin los actuales standards de procesos tan costosos que ahogan ilusiones y esperanzas. Pero como les iba diciendo, he ido a verla tres veces, eso solo lo logro Indiana Jones y el templo de la perdición, mi mamá nos llevo a verla a mis hermanos y a mi; fue todo un acontecimiento, lo recuerdo muy bien, era ir a verla todos o no ir, nos teníamos que turnar para cuidar a la menor, Maryann . Yo salí llorando pero de la emoción, como si me hubieran dado la paleta más rica del planeta y me la quitaron. Durante muchos años, no supe quien había compuesto la música, quien la había escrito, como sacaron aquel corazón, cómo regresaron a todos los niños a sus hogares en aquella aldea, como se cuenta una historia que en el cine dura 2 horas promedio pero filmarla pueden pasar días o meses, algunas veces años.. Yo salí de ver la Forma del Agua con mucha sed, sabiendo que quiero hacer lo mismo, cine. Esa idea siempre me ha acompañado, esta intacta y siendo Guillermo un mexicano, me lo puso mas cerca.

La forma de hacer cine es una técnica pero Guillermo hace que me enamore de todo, incluso, desde el Laberinto del Fauno le compro la música para recordar detalles que de otra forma no recordaría, para mi una historia se cuenta dos veces, la historia como tal y la música es otra historia que acompaña la vida misma de la película.

No importa la cantidad de premios y nominaciones obtenidas, para mi es  un reconocimiento al talento, a un genio que sabe liderar a un grupo de trabajo, a todo aquello que mejora la imagen y la presencia al hacer cine. Puede que 13 nominación ponga a la Forma del Agua igual que Ben Hur o  Titanic, pero aunque no gane en todas las categorías, los Oscars anuncian al mundo un nombre, en este caso es el de Guillermo del Toro haciendo del dominio público que él sabe  hacer o sigue haciendo cine como solo lo hacen los mejores. 

Por lo tanto yo le doy los 5 sables de luz a la Forma del Agua; a Dirección, a película, a las actuaciones incluidas a Doug Jones, a la música y la forma en que los extranjeros se crecen fueran de su tierra. Que la fuerza de tus monstruos siempre te acompañen y te hagan cada vez más grande.

No hay comentarios.: